Cómo nadar con seguridad en aguas abiertas

GuardarSavedRemoved 0
Puntuación0
Puntuación0

La natación en aguas abiertas es una actividad deportiva que se realiza en mar abierto, lagos o ríos. En triatlón, la distancia que hay que nadar depende de la categoría de competición, pero en ningún caso supera los 4 kilómetros.

Está claro que nadar en aguas abiertas implica algunos riesgos comparado con nadar en una piscina. Por eso, es importante tomar una serie de medidas para evitar incidentes y así disfrutar de esta actividad de una forma lo más segura posible.

Gorro visible

El gorro,  además de proteger tu pelo del agua y el sol, aporta visibilidad, en especial si utilizas un gorro de un color llamativo y de alto contraste que permita avistarte desde lejos. Los colores más recomendados y en tonalidades neón son: rosa, verde, amarillo, blanco y naranja.

Nada con compañía

Nadar con un compañero es otra medida elemental de seguridad que te servirá para hacer más efectivo tu entrenamiento y optimizar tus tiempos.

Además, es recomendable realizar antes un reconocimiento del área en la que nadarás para determinar la facilidad de acceso y salida del agua o si existen corrientes o rocas.

No debes nadar solo en zonas desconocidas. Siempre que sea posible nada en zonas vigiladas, paralelas a la costa y cerca de la orilla.

Boya de natación

Es un elemento de seguridad imprescindible no sólo por la flotabilidad y visibilidad que te proporciona, sino porque en ella puedes, por ejemplo, almacenar tu móvil y algún snack nutritivo para reponer energías.

Las dimensiones de los compartimientos estancos pueden variar partiendo de los 10 litros de capacidad de almacenamiento. Los colores pueden ser naranja, rosa o amarillo.

Algunos modelos tienen cámaras de aire independientes para prevenir algún pinchazo accidental.

Hay boyas de natación en diferentes tamaños para adaptarse a la envergadura del atleta, su peso y dimensiones y proporcionarle flotabilidad en caso de necesidad.

Atención a los sonidos de tu entorno

Mantente atento a los sonidos que se producen a tu alrededor para prevenir ser embestido por alguna embarcación u otro nadador.

Si escuchas algo que llame tu atención, detente, saca la cabeza del agua y determina de qué se trata por si debes modificar tu trayectoria o la velocidad de tu desplazamiento.

Evita nadar en zonas de pesca, de embarcaciones de recreo o de motos de agua.

Neopreno

Utilizar un traje de neopreno te permitirá aislar tu cuerpo de las bajas temperaturas del agua y a conservar el calor corporal, lo que contribuirá a tu estado de alerta y a rendir más en tus entrenamientos en aguas abiertas.

También deberías utilizar guantes y calcetines de neopreno si vas a estar mucho tiempo en el agua para prevenir la hipotermia.

Entrenamiento en maniobras de rescate

Si te gusta nadar en aguas abiertas debes ser consciente de los riesgos asociados aun cuando nades en compañía de otros nadadores.

Es importante formarse en maniobras de rescate para poder apoyarse unos a otros si fuese necesario ante cualquier eventualidad.

La mejor hora

La mejor hora para nadar es la que más se ajuste a tu disponibilidad de tiempo y recursos, sin embargo la peor hora para nadar es al final del día por la pérdida de visibilidad y porque habrá menos personas que puedan ayudarte si lo necesitaras.

Consulta la previsión meteorológica para la zona en la que nadarás: velocidad del viento, altura de las olas, probabilidad de que ocurran tormentas, etc.

Informa

Siempre que nades en aguas abiertas, informa a tus amigos y familiares del lugar en el que vas a nadar, la ruta, el tiempo que durará tu entrenamiento o con quién estarás nadando para que puedan saber dónde podrías estar si no llegas a tiempo o si te ocurriese algo.

Otra medida que debes tomar es nadar dentro de los 200 metros de la zona de seguridad delimitada por boyas.

Socorristas

No deberías nadar en playas en las que no haya socorrista. Antes de iniciar tu entrenamiento, habla con él y pregúntale respecto a las características y condiciones de las aguas,  además de notificarle la ruta que realizarás y el tiempo estimado de la misma.

Usa un termómetro

Un termómetro te permitirá medir la temperatura del agua a diferentes profundidades y durante tu recorrido. La natación en aguas abiertas te expone a cambios bruscos de temperatura.

La hipotermia, temperatura corporal inferior a 36º, puede afectar a tu capacidad de percibir que te encuentras en riesgo, por los que medir la temperatura del agua es una medida adicional de seguridad que no debes desestimar.

Si se te cuesta moverte, tiemblas y comienzas a perder agilidad debes salir cuanto antes del agua, tomar una bebida caliente y ponerte ropa seca.

Seguir estos diez consejos de seguridad puede contribuir a hacer de la natación en aguas abiertas una actividad más segura y gratificante.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Enable registration in settings - general