Ruedas lenticulares: ¿cómo se hinchan?

GuardarSavedRemoved 0
Puntuación0
Puntuación0
Ruedas lenticulares: ¿cómo se hinchan?
5 (100%) 1 vote[s]

El mundo del triatlón es increíblemente extenso para el que no lo conoce o no está familiarizado. Algunos piensan que solo se trata de nadar, pedalear y correr en el menor tiempo posible, pero hay tanto detrás de ese argumento que podríamos estar horas y horas explicando.

Uno de los segmentos más técnicos y complicados es sin duda el del ciclismo y esto se da principalmente por la herramienta que necesitan los atletas para completar el recorrido. Sí, es bastante obvio que estamos hablando de la bici…

Al ser una herramienta totalmente externa al cuerpo humano, esta puede terminar influyendo positiva o negativamente en el rendimiento de un atleta en el sector, siendo esa una de las principales razones de todo el tecnicismo que hay detrás de este segmento.

Las ruedas lenticulares son uno de los muchos temas de los que siempre se habla en el mundillo. De hecho, muchos triatletas no saben cómo hinchar una debido al poco conocimiento que tienen sobre ella. Por esta razón, hoy te vamos a explicar cómo se debe hinchar correctamente.

Si estás pensando en cambiar de ruedas de perfil a ruedas lenticulares, este artículo te será de gran ayuda.

¡Comencemos!

Principales diferencias con las ruedas convencionales

Para los curiosos que entran y no saben mucho del tema  o para los atletas que les encanta mantenerse informados en todo momento, primero explicaremos rápidamente cómo son este tipo de ruedas tan particulares.

Básicamente, se tratan de ruedas fabricadas a base de carbono pre-impregnado que carecen de los radios que unan el buje principal de la misma.

Al estar fabricadas de un componente mucho más liviano que el aluminio (en la mayoría de los casos), su peso es mucho menor  y, por ende, otorga una bonificación de velocidad bastante considerable ya que se necesita de una menor cantidad de potencia para mover la bici a cualquier velocidad específica.

Otras diferencias son:

  • Mejores tiempos en recorridos largos, los cuales se hacen mucho más notorios si contamos con el viento a nuestro favor
  • Pueden llegar a pesar 150 o 200 gramos menos, lo cual nos resta arrastre en comparación con los kilovatios que empleamos en potencia.
  • Aunque no lo parezca, dan excelente rendimiento en carreteras inclinadas.
  • Dan un aspecto más técnico a la bici

Dependiendo de nuestros objetivos en el segmento de ciclismoCiclismo (y nuestro presupuesto claro está), las ruedas lenticulares puede que se conviertan en una excelente inversión.

¿Cómo se hinchan?

La pregunta del millón muchas veces.

Estamos tan acostumbrados a las ruedas de perfil que nos llevamos una gran sorpresa al descubrir que se hinchan de una manera diferente.

De entrada decirte que la bomba común no nos servirá para hinchar las lenticulares, así que si tienes pensado hacerte con unas, puede que te toque invertir un poco más.

Si compramos las ruedas en una tienda especializada o directamente al fabricante (la mayoría americanos o alemanes), traerán  el adaptador necesario tanto para las bombas normales como para las de CO2.  Si no quieres pasarte horas por Internet buscando un adaptador lo mejor es que te compres una rueda nueva.

Sin embargo, muchos ciclistas suelen adquirir ruedas lenticulares de segunda mano ya que salen mucho más económicas. Es ahí cuando más problemas se presentan para hinchar la rueda  ya que casi ninguna viene con la bomba correcta o el adaptador necesario para llenarla de aire.

En ese caso, hay varias formas de hinchar una rueda lenticular, sin embargo muchas de ellas implican un poco de “artesanía” o “creatividad” y podrían terminar estropeando la rueda o quedar hinchada de manera incorrecta (el aire se escapa con frecuencia).

Lo correcto es comprar un adaptador compatible con la cubierta de las lenticulares y con cualquier bomba de pie, pero eso, en ocasiones, es bastante complicado de conseguir. Una vez que consigamos uno, será pan comido inflar la rueda de aire ya que el adaptador hará todo el trabajo de conexión entre la boquilla de la lenticular y cualquier bomba de pie que tengamos.

Si tienes pensado hacerte con unas lenticulares de segunda mano, al menos, localiza también un adaptador para que no pases penurias.

¿Valen la pena las ruedas lenticulares?

Muchas personas se hacen esta pregunta y la respuesta es bastante clara. Si deseas mejorar tu rendimiento en carretera, las lenticulares te ayudaran muchísimo.

Otra cosa a tener en cuenta es que en varias competiciones, dependiendo del tipo y el organismo que se encuentra detrás, las ruedas lenticulares no están permitidas, así que tendremos que hacer una buena investigación del reglamento antes de optar por este tipo de ruedas.

Las lenticulares están sobre todo pensadas para ciclistas o atletas de triatlón de altísimo rendimiento, así que su inversión debe ser estudiada con calma.

Recuerda, evita las “manualidades” que puedan dañar tu lenticular utilizando el adaptador correcto.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado